Salón de diseño

Cómo decorar un salón, 7 puntos para acertar en el diseño de salones

Mudarse a un nuevo hogar o rediseñar aquel en el que llevamos un tiempo viviendo puede ser todo un reto. Es muy fácil sentirse bajo presión, ya que queremos que todo quede perfecto. Al fin y al cabo, tendremos que convivir con las decisiones que tomemos al elegir el nuevo diseño durante mucho tiempo, o puede que incluso para toda la vida.

Una de las partes más complicadas de este proceso es la que implica diseñar un salón. Esta habitación se utiliza para muchas actividades diferentes, por lo que es especialmente importante escoger con cuidado todos los elementos que la conforman. Por eso, en esta guía descubrirás todos los aspectos en los que tienes que fijarte para conseguir un resultado perfecto, sin importar el tamaño de tu salón, su forma o tus gustos particulares.

1- Decide dónde colocar los muebles

Es posible que el salón de tu casa sea relativamente pequeño y por lo tanto no tengas que tomar muchas decisiones respecto a cómo quieres colocar los muebles; pero en general, este es el primer aspecto en el que tendrás que fijarte para conseguir el diseño perfecto.

Aunque existen muchas maneras de decidir la colocación de tus muebles, lo más útil generalmente es diseñar diferentes zonas, cada una con una función distinta en mente. Por ejemplo, puedes diseñar un área en la que ver la televisión cómodamente, con un armario en el que colocar este electrodoméstico y un sofá en frente para poder observarla con comodidad.

Otras posibles zonas que puede interesarte agregar a tu nuevo salón son las siguientes:

  • Un área de lectura, con sillones de una sola plaza. Idealmente puede estar cerca de una ventana, una lámpara o, incluso, una chimenea.
  • Una zona de trabajo, con una mesa en la que poder utilizar un ordenador.
  • Un espacio para los más pequeños de la casa, con elementos como juguetes o videoconsolas para que puedan estar entretenidos de forma independiente.

Por otro lado, para evitar que el salón quede demasiado saturado de muebles, es importante que pienses detenidamente sobre qué elementos necesitas realmente y cuáles no. Generalmente, el mínimo es contar con un sofá y quizás un par de sillones, una mesa, una televisión y algunos armarios. Sin embargo, las necesidades de cada persona pueden variar mucho en este sentido.

Por último, si todavía no tienes claro cómo puedes encajar todos estos muebles dentro del diseño de tu salón, un truco muy útil puede ser medir el espacio que tienes disponible y dibujar un plano en el que pruebes distintas configuraciones para ver cuáles pueden resultarte más cómodas y atractivas.

Salón

Proyecto de Docrys & DC. Salón de diseño con cocina integrada en el Paseo Imperial en Madrid

2- Elige el estilo de tu salón

Una vez que hayas elegido qué muebles necesitas y dónde quieres colocarlos, es hora de pasar a la parte más creativa de diseñar un salón: elegir el estilo que quieres darle a esta habitación de tu casa. En este sentido, hay varios aspectos que tienes que tener en cuenta, desde el tipo de estética que más te gusta hasta lo práctica que puede resultar cada una de ellas.

La buena noticia es que existen multitud de estilos diferentes que puedes aplicar en tu salón, por lo que es muy sencillo que encuentres alguno que encaje perfectamente con lo que estabas buscando. Algunos de los más populares en los últimos años son los siguientes:

  • Se caracteriza por utilizar muchas líneas rectas, pocos elementos y un esquema de colores básico.
  • Victoriano/vintage. Con materiales como maderas nobles, muebles de aspecto antiguo y un toque señorial, este estilo es perfecto para los amantes de lo clásico.
  • Años 30. Este estilo es una especie de “comodín”, ya que puede encajar en todos los hogares modernos sin por ello perder su personalidad propia.
  • Recientemente, uno de los estilos más de moda en el diseño de salones es aquel que utiliza sobre todo colores claros, elementos de madera y metal, una gran luminosidad y muebles de aspecto alternativo.

Por supuesto, a la hora de diseñar tu salón, no es necesario que te encasilles en ningún estilo predeterminado: puedes escoger elementos de varios y combinarlos a tu gusto. Sin embargo, tener en mente un modelo previo te ayudará a tener más claro qué buscar y qué materiales, colores y muebles escoger.

Salón con mesa y sillas vintage madera

Proyecto de Docrys & DC – Salón de diseño en Vivienda en Alcalá de Henares.

3- Escoge los colores que más encajen contigo

Una vez que ya tienes una idea básica de qué muebles quieres utilizar y dónde vas a ponerlos, y el estilo en el que te vas a basar, el siguiente paso es decidir qué colores quieres que predominen en tu nuevo salón. En este sentido, es fundamental recordar el efecto que cada uno de ellos tiene sobre la energía del espacio y, por tanto, tu estado de ánimo.

Por ejemplo, si quieres conseguir que la habitación parezca más amplia y luminosa, los colores claros suelen ser los más indicados; pero si te gustaría crear un espacio acogedor e íntimo, a menudo los tonos más oscuros pueden ayudarte a obtener este efecto.

Otro aspecto importante a tener en cuenta en este sentido es el tipo de luz natural que tendrás en tu salón, ya que esto afectará a los colores que más encajarán con la habitación. Por ejemplo, si en tu casa la sala de estar tiene orientación norte o este (y por tanto recibe menos luz natural), los tonos oscuros pueden hacer que sea más atractiva. Lo opuesto también es cierto en el caso de las orientadas hacia el sur o el oeste.

Por último, una vez que has elegido tu color principal, también puedes escoger uno o dos tonos complementarios que le den un toque diferente a tu salón. Para conseguir el mejor efecto, trata de combinar el color de las paredes con el de los muebles y el resto de elementos de la habitación, ya sea creando algunos contrastes o eligiendo tonos similares que se complementen entre sí.

4- Elige el tipo de suelo que vas a utilizar para el salón

Otro de los aspectos más importantes a la hora de diseñar tu salón es escoger el tipo de suelo que mejor encaje con el resto de elementos. Normalmente, existen tres opciones básicas en este sentido: aquellos que están fabricados con algún tipo de madera, los de tipo “baldosa” y los de moqueta. Cada uno de ellos tiene tanto puntos a favor como inconvenientes, que tendrás que considerar cuando estés eligiendo el mejor para ti.

Por ejemplo, los suelos de madera (como por ejemplo el parqué) suelen dar un aspecto muy acogedor, además de ser bastante resistentes; pero también requieren un mayor mantenimiento, tienen un precio superior y se estropean con mayor facilidad. Todo lo contrario ocurre con las baldosas, que son muy sencillas de limpiar y mantener, pero al mismo tiempo transmiten una mayor frialdad que no encajará con todos los estilos.

Las moquetas, por otro lado, tienen el inconveniente de que tienden a acumular mucha suciedad, pero pueden ayudar a darle un aspecto más cálido a tu salón, además de ser considerablementes más baratas que los suelos de madera. Por último, existen algunos estilos alternativos como los suelos de hormigón visto que no encajarán en todos los hogares, pero pueden ser perfectos para las habitaciones más alternativas.

5- Escoger los muebles del salón

Hasta ahora, todo el trabajo que has hecho ha estado destinado a seleccionar el estilo que quieres conseguir con tu salón y las emociones que pretendes que transmita. Sin embargo, ha llegado el momento de ponerte manos a la obra y seleccionar por fin los muebles que deseas comprar para conseguirlo.

Además del estilo que quieres obtener, otros aspectos importantes son tu presupuesto y el uso práctico que vas a darle a cada uno de tus nuevos muebles. Por eso, una buena idea puede ser empezar a comprar primero lo imprescindible, y luego ir haciéndote con los elementos más opcionales una vez que tu salón esté empezando a tomar forma.

Generalmente, suele ser buena idea escoger muebles de la mayor calidad posible dentro de tus posibilidades, de tal manera que no tengas que cambiarlos al poco de comprarlos porque están demasiado estropeados para poder utilizarlos. Por último, en cuanto al estilo, generalmente es mejor elegir aquellos que hayan superado la prueba del tiempo en lugar de ir con la moda, ya que de hacerlo es posible que te canses pronto de los elementos de tu salón.

Salón de diseño

6- Consigue la iluminación adecuada

Debido a que la mayor parte del tiempo que pasamos en nuestro salón se da por la tarde y por la noche, uno de los aspectos más importantes a la hora de diseñar esta habitación es conseguir otorgarle la iluminación perfecta. Un buen trabajo en este sentido puede convertir tu sala de estar en un lugar acogedor, cómodo y en el que apetece estar; pero una mala iluminación puede arruinar por completo este espacio.

Para esta tarea, puede ser muy útil pensar de nuevo en las “zonas” de las que hablamos al principio del artículo. Cada una de ellas tendrá unas necesidades de iluminación diferentes: mientras que para ver la televisión una lámpara con control de intensidad puede ser justo lo que necesitas, si has diseñado un área de lectura generalmente querrás contar con un foco intenso pero de tono cálido.

Por otro lado, la iluminación también puede ser muy útil para conseguir determinados efectos en el diseño. Así, si utilizas apliques de pared apuntando hacia arriba tus techos parecerán más altos; y focos de luz más cálida harán que el ambiente de la habitación sea más acogedor e invitante.

7- Escoge tus accesorios de decoración

Si has llegado hasta aquí, prácticamente habrás terminado el trabajo de diseñar tu salón; pero todavía te queda una parte fundamental. Una habitación sin accesorios puede ser muy elegante o atractiva, pero generalmente dará una sensación de vacío. Por eso, puede ser muy interesante que dediques algo de tiempo a pensar qué quieres añadir a este espacio.

Lo bueno de un salón es que es un espacio perfecto para demostrar tu personalidad con todo tipo de accesorios. Por ejemplo, unos cojines de colores vivos pueden dar una sensación alegre y creativa; y un cuadro interesante puede darle al ambiente un aire de sofisticación. Desde alfombras hasta plantas, pasando por elementos decorativos como figurillas y fotografías, las posibilidades en este sentido son casi ilimitadas.

Decoración moderna salon

Decoración con madera en un salón de diseño

Conclusión

Como puedes ver, diseñar un salón puede ser un trabajo complejo pero al mismo tiempo muy entretenido. Hay muchos elementos que influyen a la hora de conseguir el ambiente perfecto para esta habitación tan importante de tu casa; pero con un poco de esfuerzo y dedicación, y siguiendo los consejos de nuestra guía, podrás lograr un resultado perfecto para tu hogar.