Cocinas en blanco y madera, la combinación perfecta para tu reforma

El blanco y la madera son una acertada decisión para cualquier cocina, son la pareja perfecta y combinan estupendamente con cualquier acabado o elemento decorativo de su entorno.

La madera le aporta calidez, confort, naturalidad y elegancia al blanco y el éste último favorece al aporte de luminosidad, amplitud, frescura y aligera el peso que tiene la madera.

Ambos forman una cocina perfectamente equilibrada, con presencia del minimalismo y un toque rústico, resultando en un proyecto de interiorismo que no pasará de moda y que será 100% personalizable a tu gusto.

En cuanto a los materiales a utilizar, nos podemos encontrar en este tipo de cocinas, verás desde los estratificados, pasando por diferentes laminados, hasta lacados brillantes o mates, en el caso de los blancos.

Los tonos recomendados para la madera son los medios como el roble, olmo, nogal, castaño… Prácticamente el que quieras dentro de esta gama de colores neutros. No te vayas a los extremos, mantén un equilibrio que garantice la armonía en tus ambientes.

La madera puede ser utilizada en la encimera, en los muebles, en una barra, en la mesa o como pavimento. Sus utilidades son casi infinitas y muy agradecidas, ya que llenan de clase cualquier ambiente que vistan.

¿PAPEL PINTADO EN COCINAS?

Si estás pensando en dar una nueva imagen a tu cocina y no estás muy seguro de qué materiales o acabados usar, el papel pintado es una buena decisión.
Los papeles decorativos que se colocan en cocinas nos ofrecen un fácil mantenimiento y limpieza, algo importante a tener en cuenta, ya que al cocinar se crean vapores, grasas, humedad…y hay que buscar el diseño pero también la funcionalidad.
Tenemos infinidad de papeles para el diseño que más se adapte a cada persona.

Además con esta solución conseguimos delimitar áreas de una forma muy sutil, como puede ser la zona del office con la zona de cocción.
Es un recurso sencillo que nos permite tapar grietas e imperfecciones que pueda tener la pared de una forma muy económica.
Eligiendo el modelo adecuado se puede conseguir que el espacio parezca más grande y luminoso.

Hay diferentes tipos de papel pintado: papel, papel tejido, TNT (tejido no tejido) y vinílico.
El vinílico es el más adecuado para cocinas, su composición está formada por una base de papel y una capa de vinilo superpuesta para impermeabilizarlos.
Las zonas donde debes evitar colocar papel pintado son las zonas húmedas (fregadero), y la zona de cocción y horno, es donde se acumula un exceso de grasa.
En caso de hacerlo, hay que elegir papeles de fácil limpieza para eliminar rápidamente la suciedad.

En DOCRYS & DC podemos asesorarte y sacar el mejor partido a tu cocina.